Este San Valentín disfruta del 15% de descuento en todas tus compras con el código COD15VALENTIN (oferta válida del 14 al 21 de febrero)

Tratamiento contra la cuperosis

Korean Nature

En Korean Nature trabajamos duro para solucionar aquellas anomalías en la piel que os preocupan a vosotros y a nosotros también, o al menos intentamos que no empeoren ya que en algunos casos, como en éste que vamos a tratar, no se puede curar.

Muchos os preguntaréis qué es la cuperosisporque nunca habéis oído ese nombre, pero si os ponemos una foto o si os describimos de lo que se trata, veréis que es más común de lo que parece.

La cuperosis es un tipo de rojez que suele aparecer en la nariz, mejillas y mentón. Se suele confundir con rosácea o acné, pero se diferencia porque en este caso se trata de una dilatación de los vasos capilares y quizá, hasta que no estás muy cerca, apenas se ven, aunque en algunos casos, el nivel de rojez, la inflamación y la dilatación de los capilares, son tan marcados, que se ven a distancia.

Veamos un ejemplo:

Existen dos tipos de cuperosis:

  • Cuperosis Rosácea, que aparece en la nariz y en los pómulos y se suele confundir con el acné. Los motivos de que aparezca suelen ser el estrés, el alcohol, fumar, etc.
  • Cuperosis Adquirida, que es el otro tipo, suele aparecer por la exposición prolongada al sol, abuso de lámparas de rayos UVA, cortisona o una mala reacción a algún producto puesto en contacto con la piel.

La cuperosis, es más probable que aparezca en pieles claras que en pieles más morenas y oscuras. En invierno, con el frío, suelen ser más visibles, y se dice que se tiene cuperosis cuando esos capilares y rojeces se convierten en más habituales o fijos. Una piel con cuperosis debe estar bien hidratada y cuidada porque puede empeorar y convertirse en rosácea, (que como decíamos en el artículo dedicado a ésta, suele ser más molesta y dolorosa).

El frío del invierno, los rayos del sol en verano, el calor que produce sudor, el viento, el aire acondicionado, baños prolongados, cloro o la arena de la playa, son factores determinantes a la hora de sufrir un brote de cuperosis.

No tiene cura completa, pero sí que se pueden adquirir unos hábitos saludables para que se reduzca o no aumente.

Los hábitos que se pueden adquirir por uno mismo, es cambiando un poco la alimentación, por ejemplo, dejar de tomar vinagre, picante, café, alcohol… y, además, si eres fumador o fumadora, deberías plantearte dejarlo cuanto antes.

En casos más graves, pueden llegar a salir pústulas, de ahí que se llegue a confundir con el acné.

Una vez puestos en situación y haber explicado qué es y qué provoca la cuperosis, os vamos a mostrar nuestra propuesta de cuidado facial para aquellos que apostéis por cuidaros y reducir de manera notable esta afección dermatológica.

Diariamente vamos a limpiar e hidratar nuestra cara con estos productos:

  1. Limpiador de Burbujas de Manzana.

Mojaremos un poco nuestras manos y pondremos un poco de producto en ellas para extender y masajear nuestra cara para limpiarla bien. Después enjuagamos con agua tibia y secamos con mucho cuidado.

2. Tónico de Moringa Orgánico

Aplicaremos el tónico en un algodón y lo extendemos por todo el rostro de manera cuidadosa para que no entre en los ojos y sin apretar la piel. No enjuagamos, lo dejamos secar.

3. Aceite Orgánico de Argán

Mezclamos 2 o 3 gotas de sérum con el aceite de Argán y lo aplicamos suavemente con las yemas de los dedos por toda la cara para hidratarla bien, pero sin dejarla grasa, por tanto, mejor poner poco y repetir en caso necesario.

4. I´s Cream

Aplicar una cantidad adecuada a la sequedad de la cara y las partes del cuerpo que se necesite y masajear hasta que se absorba.

5. 07 Protector Solar Reparador

Usarlo después de la rutina diaria de tratamiento facial. Se aplicará, sobre la piel seca, una cantidad suficientemente generosa, para cubrir de forma homogénea la piel de rostro, cuello, brazos, etc. No debe quedar la piel grasa, pero necesitará un poco de tiempo para absorberse del todo. Esta es una de las partes más esenciales del tratamiento por el día.
Aplicación: Entre 30 minutos y 2 horas antes de exponerse al sol. Repetir tras 80 minutos en el agua (aunque advierta que el producto es Resistente al agua) o 2 horas si está fuera del agua.

6. Por la noche repetiremos toda la rutina sin ser necesaria la crema solar, sólo hasta el cuarto paso.

7. Mascarilla de Té Verde

Dos veces a la semana, por la noche, después del limpiador y el tónico, aplicaremos la mascarilla de Té Verde. Retirar la mascarilla del sobre y colocar de manera uniforme cubriendo toda la superficie del rostro evitando el contorno de los ojos y los labios. Después, retirar la mascarilla pasados 20 minutos. Dar suaves toquecitos sobre la piel para hacer penetrar el producto. Aplicar el excedente en cuello y escote.

¡Tip! *Mantener las mascarillas en la nevera para refrescar y aliviar la piel después de tomar el sol.

Después de esta rutina, durante unas semanas, ayudando con los hábitos saludables señalados antes, encontraréis una mejoría importante que no os podréis creer. No existen los trucos ni los milagros, sino ser responsable y tener una continuidad diaria para que realmente funcione.

Os animamos a probarlo, tened en cuenta que todos los productos son totalmente naturales, extraídos directamente de la planta, realizados con métodos ancestrales que han ido pasando de generación a generación hasta hoy, manteniendo el secreto y es por ello que sólo se puede conseguir con productos autóctonos de Corea del Sur.

Os esperamos en nuestra próxima entrada al blog.

Korean Nature

Compartir este Post

Todavía no hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar

Carrito

No hay productos en el carrito.